LA SOLEDAD: FORMAS DE COMBATIRLA EN LA VEJEZ

Las personas mayores son especialmente vulnerables a la soledad y el aislamiento social, situaciones que pueden tener un grave efecto en la salud. Pero hay maneras de superar la soledad, incluso si usted vive solo y le resulta difícil salir.

“Cientos de miles de personas de edad avanzada se sienten solos y aislados de la sociedad en este país, sobre todo los mayores de 75.”

 

consejos para evitar la soledad en la vejez

Según una Encuesta Continua de Hogares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el tamaño medio del hogar en España se sitúa en 2,53 personas, lo que supone un descenso frente a las 2,58 del anterior censo. Por el contrario, el número de personas que viven solas sigue aumentando y alcanza los 4.412.000, es decir, el 24,2% del total de hogares. De estos, 1,8 millones (41 %) son mayores de 65 años, en su mayoría mujeres.

La gran mayoría de estas personas dicen que la televisión es su principal fuente de entretenimiento.

La gente puede aislarse socialmente por una variedad de razones tales como el envejecimiento, ya no ser el centro de su familia, haberse apartado del mundo laboral, incapacidad o enfermedad o la muerte de cónyuges y amigos.

 Cualquiera que sea la causa, es sorprendentemente fácil llegar a sentirse solo y vulnerable, lo que puede conducir a la depresión y a un grave deterioro de la salud física y el bienestar.

Alguien que se siente solo, probablemente, también le resultará difícil llevar a cabo cualquier iniciativa.

 

Hay un estigma que rodea a la soledad y las personas mayores tienden a no pedir ayuda porque tienen demasiado orgullo.

Así que es importante recordar que la soledad puede – y lo hace – afectar a cualquier persona, de cualquier edad.

Aquí expondremos algunas maneras para que las personas mayores puedan conectarse con otros y sentirse útiles y apreciados de nuevo.

  • Sonrisa, incluso si se siente enfadado o triste.

Aproveche todas las posibilidades para sonreír a los demás o iniciar una conversación por ejemplo con el cajero en la tienda o la persona que está a su lado en la sala de espera del ambulatorio. Si usted es tímido o no está seguro de qué decir, trate de preguntarle a la gente sobre sí mismos.

  • Invite a sus amigos a casa.

Si te sientes mal y solo, es tentador pensar que nadie quiere visitarte. Pero a menudo, amigos, familiares y vecinos apreciarán recibir su invitación a venir y pasar un rato con usted.

  • Manténgase en contacto por teléfono.

Tener una charla con un amigo o familiar a través del teléfono puede ser casi tan gratificante como estar con ellos.

 

  • Aprenda a utilizar un ordenador.

Si sus amigos y familiares viven lejos, una buena manera de mantenerse en contacto, en especial con los nietos, es mediante el uso de un ordenador personal o una “tablet” (ordenador de mano). Puede compartir correos electrónicos y fotos con familiares y amigos, realizar videollamadas gratuitas utilizando servicios como Skype, Viber y hacer nuevos “amigos” en línea o volver a conectar con viejos amigos a través de las redes sociales como Facebook o Twitter y foros de sitios web.

Una “tablet” puede ser especialmente útil si usted tiene problemas de movilidad ya que puede sentarse con ella en su rodilla o al alcance de su mano y la pantalla es clara y brillante. Dado que en estos dispositivos la pantalla es táctil, para aquellas personas con problemas de artritis o mala circulación, un puntero o el reconocimiento de voz pueden ayudar mucho.

Las bibliotecas y centros comunitarios suelen convocar cursos regulares de capacitación para personas mayores donde aprender conocimientos básicos de informática – además de ser un buen lugar para reunirse y pasar tiempo con otros en su propio ambiente.

alternativas ante la soledad en la vejez

 

  • Participe en actividades comunitarias locales.

Éstas varían según el lugar donde usted viva, pero lo más probable es que usted tenga acceso a clubes de lectura, cartas, bingo, gimnasia, baile e incluso religiosos, muy cercanos a los que acceder caminando.

 

  • Lleve una agenda.

Puede ayudarle a sentirse menos solo si usted planea la próxima semana y se habitúa a llevar sus cosas en su agenda, como un paseo por el parque, ir a una cafetería, biblioteca, centro de deportes, al cine o a un museo.

 

  • Salga por ahí.

No espere a que la gente venga a verle, vaya usted a visitarlos. Una de las ventajas de ser mayor es que el transporte público es más barato. Los viajes en autobús y metro, para los mayores de 65 años en España y según que Comunidades, puede ser incluso gratuito. Y para distancias más largas, el tren y el autobús pueden ser también más baratos, especialmente si se reserva con antelación.

  • Ayude a los demás.

Utilice los conocimientos y la experiencia que ha adquirido durante toda su vida para devolver algo a su comunidad. Seguro que conseguirá algo a cambio, como nuevas habilidades y la confianza de otras personas, y con suerte, también nuevos amigos.

Hay un sinfín de oportunidades de voluntariado que valoran las cualidades y habilidades de las personas mayores – tales como la paciencia, la experiencia y la calma.

 

Por Alberto González Hurtado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s