EL MOVIMIENTO SOY YO…..Y LO QUE HAGO DE MI VIDA CON ESTO.

EL MOVIMIENTO SOY YO…..Y LO QUE HAGO DE MI VIDA CON ESTO.

Baila la vida, danza la mente, siente tu cuerpo.
EL Movimiento, sea cual sea la edad y condición física, está en nosotros, nuestro cuerpo cuenta nuestra historia, la pasada y la presente, guardando memorias para contar la futura.
¿Le prestamos la suficiente atención?
El movimiento es un proceso por el cual nos conectamos con nosotros mismos, con nuestras necesidades, nuestros deseos o anhelos.

dancer-1284214_1920
Es un proceso que nos trae al presente, que nos otorga la serenidad de disfrutar el momento que AHORA estamos viviendo.
En función de nuestra edad vamos a ir apreciando y necesitando distintas cosas para nuestro cuerpo, pero las ganas de vivir y disfrutar de la vida no han variado.
El movimiento sana, el cuerpo habla; Dolores, insomnio, fatiga, ansiedad…y cada uno con su particularidad; el cuerpo nos pide que le atendamos, sin excusas o limitaciones.
Escuchémosle y démosle aquello que nos pide, vamos a cuidarnos cuidándole.

dance-1412144_1920
Hay diferentes recursos para movernos, distintos tipos de baile, la práctica de yoga, danzar simplemente con tu cuerpo… y por supuesto la música como parte fundamental.
La práctica de un movimiento integrativo, de actividades físicas, que forme parte de nuestra vida cotidiana ha sido y es una de las mejores herramientas para la salud y su prevención, ayudando al buen funcionamiento del organismo, contribuyendo a estar sanos tanto físicamente como mental y emocionalmente, fortaleciendo el organismo, aportando disfrute, confianza, autoestima, reduciendo el estrés, ejercitando la memoria. Evitando el sedentarismo, los pensamientos que desbordan, liberando la tensión, regalándonos un descanso y un sentirnos más vivos.
Dentro de la danza o la práctica de yoga nos encontramos con ejercicios que nos mantienen en cuerpo y mente despiertos, es importante que estén adaptados a la necesidad, ritmo y anatomía de cada persona, respetándonos desde dentro hacia fuera.
La práctica de yoga, cada postura, su respiración, su quietud abrirá nuevas posibilidades a nuestro cuerpo y mente.

frogs-1249443_1920
Ejercicios como pararte y respirar profundo y ponerte aquella música que te gusta y dejarte envolver por ella, tu cuerpo pronto se moverá. Has de seguirle. Y si viene un pensamiento ponle a bailar. Seguir y aprender unos pasos en clase de baile; la pauta es no pensar, solo estar.
Párate y visualízate, ¿te gusta lo que ves? Hazlo…Muévete.
No hay barrera de edad para moverse. El cuerpo no teme al miedo, es la mente.

El movimiento eres tú y lo que haces de tu vida con esto.

Artículo escrito por Maika López (profesora de yoga infantil y de familia)

¡¡ADIÓS A DISCUTIR EN NAVIDAD!!

Y me estoy callando, y me estoy callando y…¡exploto!. Y así comienza la tradicional discusión familiar de navidades, para muchas familias.

Y es que a pesar de ser fechas muy importantes a nivel familiar y de amistad, conllevan ciertas responsabilidades, preparativos y compromisos que no todos adquirimos de la misma manera.

Todas las personas formamos parte de un sistema (en este caso nuestra familia o amigos). Cuando uno o varios  de los miembros  no hacen lo que se espera de ellos en cierta situación, todo el grupo se resiente y empiezan los conflictos.

Veamos está conversación de veinte miembros de WhatsApp:

whatshap navidad

En este pequeño texto, ocurren cosas muy típicas y muy difíciles de gestionar si se quiere evitar un conflicto: “

Hay negación de responsabilidad (“que lo prepare mamá”), faltas de compromiso por parte de la mayoría de los miembros (silencios y falta de feedback), generalizaciones (los usos de “siempre”, “nunca”, “todo”, “nada”…) estas palabras son muy perjudiciales e imprecisas no solo a nivel de comunicación, sino también de autoestima. Hay exigencias (“Vamos todos a un restaurante y lo pagamos”). Adivinación del pensamiento(“Eso no le hace sentir bien a ella, así que no”). Consejos moralistas (“Trabaja que es lo que deberías hacer (…)”).También en el texto hay justificaciones, y los enigmáticos, imprecisos e inapropiados: “Tú lo que deberías…”; críticas, juicios y silencios incómodos. En fín, un cóctel indigesto para la comida o cena de navidades.

argument-238529_1920

COSAS A EVITAR PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN:

  • Momentos inapropiados.
  • Los usos de palabras extremistas: Todo, nada, siempre, nunca…
  • Generalizaciones excesivas: “Yo soy la única que tiene cabeza en esta familia”.
  • Magnificación/Minimización:
    • “Es que esta familia siempre está en paro y toda la vida la vamos a tener que pagar las cosas”.
    • “El bizcocho lo más probable es que no les guste porque no es muy grande”.
  • Enunciados “Debería”: “Debería cocinar mámá”; “deberías trabajar más”.
  • Etiquetación: “Lo que eres es una vaga”; “eres una egoísta”.
  • Sarcasmo: “ Si les tenemos que pagar todos los años, mejor me pago un viaje a las Bahamas”.
  • Justificaciones: “Puff…¡Imposible!. Si me lo hubieses dicho antes…”.
  • Juicios moralistas: “Con esa actitud, seguro que eres un padre nefasto.” (Mezcla temas, y además no tiene fundamentación).
  • Evitar hablar del tema: El resto de miembros en nuestra conversación.
  • No escuchar
  • Reproches y mensajes “Tú”:”Tú lo que eres es un irresponsable”.
  • Quejas: Atribuir al otro las causas de nuestro estado de ánimo. “Me tienes harto”; “Tenemos que pagar todos las consecuencias”.

LENGUAJE 1. ECreciendo

Cuando echamos la culpa al otro, lo habitual es que el otro se ponga a la defensiva y, o contraataque, o  se sienta herido en su amor propio.  La descalificación, la crítica, los mensajes dobles o incongruentes, los sarcasmos no facilitan una comunicación efectiva. Pero en cambio si cambiamos el lenguaje, podemos cambiar el escenario de la discusión y por tanto el resultado.

Veamos el mismo grupo de Navidad, con otro lenguaje:conversación navidad

El resultado es completamente distinto. ¿Verdad?

CAMBIANDO EL LENGUAJE

  • Escuchar: La escucha es efectiva cuando hemos entendido lo que el otro nos quiere decir y cuando el otro se da cuenta de que ha sido así.
    • En el lenguaje oral: mirar a la cara, a los ojos, es importante para establecer una buena comunicación.
    • En el escrito(tipo WhatsApp): contestar de alguna forma, con frases cortas, emoticonos…
  • Ser muy específico en la narración de los hechos: No es lo mismo: “ya quedaremos para ayudar” que “El 25 de diciembre quedamos a las 12.00 de la mañana para ir preparando la comida”. La segunda no da lugar a errores en la comunicación.
  • Utilizar “yo” y “nosotros” en vez de “tú”. Cuando hablo desde el yo, no hago daño a nadie, no juzgo, ni crítico, solo expreso como me siento yo: Por ejemplo: “Tú eres un egoísta que siempre cargas tú trabajo a los demás” a “No me siento bien, si asumo toda la responsabilidad y no es compartida por igual”.
  • Expresar nuestras necesidades de una manera efectiva. Si no decimos lo que necesitamos, las personas no pueden adivinar lo que nos pasa por dentro. Se trata de decir “ necesito…” que no es lo mismo que decir “necesito que tú…”. No es lo mismo decir “ yo necesito comprensión” a “necesito que tú cambies”. En la primera frase iniciamos un diálogo de apertura y en la segunda la cerramos.
  • Peticiones y no exigencias: Cuando le preguntas a una persona algo , cuya contestación puede ser si o no. Hay que asumir las dos respuestas. De lo contrario no estamos pidiendo sino exigiendo.  Las peticiones deben ser acordes al momento actual, concretas, en lenguaje positivo y factibles.

Y con estos pequeños trucos nos despedimos. RECORDAD: Los conflictos bien gestionados son una fuente de aprendizaje.  Y aprovechamos para daros las gracias por este casi año con vosotros y desearos a todos FELICES FIESTAS.

Por Nuria Carpeño. Cofundadora de eCreciendo.